¿Se acaba la creatividad en la publicidad?

Es común que cada cierto tiempo se lea o se escuche que hace ya tiempo que se han agotado las ideas publicitarias creativas y que ya todo está inventado en el mundo de la publicidad. Pero siempre acaba apareciendo alguna campaña novedosa e inteligente que nos hace pensar que esa idea está totalmente equivocada y que todavía nos queda mucho que ver en este campo.

lenticular-3d

Opinión

Es cierto que las grandes campañas, esas que impactan y que hacen que se hable de ellas durante mucho tiempo, no son frecuentes. Pero la publicidad creativa a niveles más pequeños existe y está más viva que nunca a todos los niveles.

La publicidad en Internet

Internet ha cambiado la manera de ver la publicidad para muchas personas. Ahora se puede seleccionar todavía más a quién llegan determinados anuncios. Pero también es cierto que esta publicidad personalizada no está exenta de polémica.

Muchas personas se pregunta cuántos datos tienen las compañías de publicidad sobre ellos y si esto no está afectando a su privacidad a la hora de navegar por las redes. Y es que a nadie le gusta que alguien coja su ordenador un momento y pueda saber qué tipo de productos ha estado buscando antes al ver la publicidad que se le ofrece.

La publicidad en series

oda la vida se ha hecho publicidad de productos en el cine o en la televisión. Pero el auge de las series ha hecho que ahora más que nunca este campo se cuide minuciosamente.

Se trata de incluir en las series favoritas de los espectadores ciertos productos que se desea que se vendan, pero hacerlo de una manera encubierta, sin que se perciba como publicidad propiamente dicha.

Un buen ejemplo de la influencia que toda la vida han tenido las series en el público podemos verlo en clásicos como “Corrupción en Miami” que marcaron un estilo de vestir durante algunos veranos de finales de los ochenta.

Los regalos publicitarios

En los regalos publicitarios podemos ver cómo las ideas de toda la vida continúan funcionando. Los imanes para la nevera o los calendarios a principios de año continúan siendo pequeños detalles que el cliente aprecia y que las marcas siguen ofreciendo porque saben que tienen éxito.

Pero eso no quiere decir que no se evolucione. Aunque el concepto sea el mismo el diseño, los materiales y las técnicas de impresión han cambiado significativamente. Ahora se ofrecen productos de mayor calidad, más bonitos, con formas y colores mucho más modernos.